HOY HABLAMOS DE PASTA….pasta para ensaladas…

Por su suave sabor, la pasta es capaz de combinar con innumerables ingredientes; desde vegetales y pescados, hasta mariscos, carnes o aves. Si trasladamos estos maridajes al mundo de las ensaladas, y si escogemos el mejor aliño, una buena vinagreta o la salsa adecuada, tendremos como resultado una variedad de propuestas casi infinita. Además de ricas y vistosas, las ensaladas de pasta son económicas y muy nutritivas. Son fáciles de transportar y de consumir en cualquier sitio, algo que se agradece en los meses de calor, cuando pasamos más tiempo al aire libre. Estas preparaciones pueden ser una guarnición, una parte del menú o funcionar muy bien como plato único si las combinamos con verduras, pescados, aves o marisco. A continuación se ofrecen consejos prácticos para preparar una ensalada de pasta perfecta, y seis opciones para degustar.

 

Consejos prácticos para hacer una ensalada de pasta perfecta

  • Elegir la pasta. Para elaborar una ensalada, las pastas más recomendadas son: las “huecas” (macarrones, caracolillos o coditos), las largas (tallarines, cintas y espaguetis) o las más pequeñas, como los lacitos e incluso los fideos pequeños.
  • El tiempo de cocción. La cocción idónea es “al dente”, es decir, es importante dejar la pasta un pelín dura en su interior para que no se reblandezca enseguida. Una vez cocida, debemos refrescarla bajo el chorro de agua fría y escurrir. Luego la podemos guardar en la nevera con un poquito de aceite, en un táper cerrado de manera hermética.
  • El momento de aliñar. Si vamos hacer la ensalada para llevar (tanto alparque como a la playa), podemos mezclar con los ingredientes elegidos, pero nunca aliñar hasta el momento de comer ni acompañar con elementos que contengan mucha agua. De ese modo, la pasta no se nos quedará blanda. Si llevamos el aliño en sobrecitos individuales o en un recipiente aparte, y mezclamos justo antes de servir, conseguiremos una ensalada perfecta.
  • Transportar la ensalada. También conviene transportar la ensalada en un recipiente hermético -a ser posible, en una nevera portátil o bolsa termo- para que el calor no afecte ni a la calidad de la pasta ni a los ingredientes con los que la acompañaremos.

Imagen

 

Ensaladas de pasta: seis opciones para degustar

En las ensaladas de pasta hay muchas maneras de alcanzar la originalidad. El tipo de pasta es una de ellas, puesto que en la actualidad podemos encontrar gran cantidad de formas y colores capaces de realzar el aspecto de nuestra ensalada. Los ingredientes con los que combinar también dan mucho juego: verduras crudas o semi cocinadas, fiambres, huevos cocidos, sobras de asados o pollo, pescado o marisco preparado a la plancha, conservas… Las salsas y aliños pueden marcar la diferencia: no es lo mismo una vinagreta (simple o guarnecida con encurtidos o frutas) que una salsa derivada de la mayonesa, una de queso o las clásicas salsas verde y de tomate. Algunas sugerencias para probar (y disfrutar):

  1. Ensalada de tallarines con langostinos. Cocemos los tallarines en agua hirviendo con sal durante 4 minutos. Cuando estén cocidos, los refrescamos bajo el chorro de agua fría del grifo, escurrimos, untamos de aceite de oliva y reservamos. Pelamos y troceamos los langostinos cocidos y mezclamos con los tallarines. También añadimos unas hojas de lechuga lavadas y troceadas. Hacemos una salsa vinagreta (por ejemplo, con aceite de oliva, un ajo muy machacado, el vinagre y la mayonesa), y mezclamos hasta conseguir una consistencia cremosa y bien ligada. A continuación, aliñamos el conjunto que habíamos preparado y servimos enseguida para que el vinagre no estropee las texturas de los alimentos.
  2. Ensalada de pasta y verduras salteadas con salsa rosa. Cocemos la pasta en una cazuela con agua hirviendo y sal durante 8 minutos. Una vez cocida, escurrimos, refrescamos bajo el agua fría y volvemos a escurrir. Reservamos la pasta untada con un poco de aceite. Por otro lado, en una sartén con aceite de oliva doramos los dientes de ajo pelados y cortados en láminas. Antes de que se doren en exceso, agregamos las verduras congeladas, salteamos durante 8 minutos, añadimos las colas de gambas peladas y salteamos el conjunto durante un minuto más. Ponemos a punto de sal y reservamos. Elaboramos la salsa rosa con la mezcla de mayonesa, kétchup, zumo de naranja y brandy. Para servir, colocamos una base del salteado de verduras y gambas. Sobre ella, la pasta templada, y vertemos la salsa rosa por encima.

  3. Ensalada de pasta con pollo, aguacate y nueces. Cocemos la pasta en agua hirviendo con una pizca de sal 10 minutos, escurrimos, refrescamos y volvemos a escurrir. Aliñamos con aceite de oliva, agregamos los dientes de ajo muy picados, los tomates pelados y troceados, el aguacate pelado y troceado y sobre esta pasta colocamos las tiras de pechuga de pollo asadas, más las nueces troceadas. Aliñamos el conjunto con una vinagreta de aceite de oliva, vinagre balsámico y sal.

  4. Ensalada de pasta y lechugas con sardinas en conserva. Ponemos la pasta en agua hirviendo con sal y, una vez cocida, la escurrimos, la pasamos por agua fría, la volvemos a escurrir y la reservamos apenas embadurnada con un poco de aceite de oliva. Ponemos la lechuga en una fuente y colocamos encima la pasta cocida y sobre ella las sardinas en conserva. Por último, mezclamos el aceite de oliva con vinagre balsámico y una pizca de sal. Aliñamos la ensalada con la vinagreta balsámica resultante, con unos arándanos previamente lavados y terminamos espolvoreando por encima un poco perejil troceado.

  5. Ensalada de pasta al curry. Ponemos la pasta a cocer en agua hirviendo con un poco de sal y una cucharada de aceite. Mientras se cocina, mezclamos el curry, el yogur, el aceite, el vinagre, el ajo picado, la sal y la pimienta en una ensaladera. Sacamos la pasta del fuego, escurrimos y la añadimos a la ensaladera caliente (sin refrescar bajo el grifo). Dejamos enfriar en el bol. Troceamos la manzana y añadimos el zumo de limón. Añadimos junto con el apio picado a la ensaladera y mezclamos todo. Justo antes de servir la ensalada, cortamos un aguacate en rodajas y rociamos con limón. Adornamos la ensalada con el aguacate y decoramos con un poco de curry por encima.

  6. Ensalada de pasta con salmón ahumado. Hervimos la pasta con sal. Una vez cocida la escurrimos, la pasamos por agua fría, la volvemos a escurrir y la reservamos (apenas embadurnada con un poco de aceite de oliva). Cocemos las judías verdes en agua con sal “al dente”. Cuando estén listas, las escurrimos y las freímos en una sartén con un poco de aceite. Ponemos la lechuga y las judías verdes en una fuente, colocamos encima la pasta cocida y sobre ella el salmón. Por último, picamos cebollino o perejil, lo mezclamos con aceite de oliva y vertemos por encima de la ensalada. Terminamos espolvoreando por encima un poco de sal y pimienta blanca recién molida.

¿OS HA GUSTADO? ¿TENEIS MAS RECETAS CON PASTA PARA ESTE VERANO? PODEIS DEJAR LOS COMENTARIOS Y RECETAS ABAJO…Y COMPARTIR ESTE POST…ES UN FORMA DE REPARTIR SALUD…GRACIAS