AVENTURINA (seguimos con piedras…)

Aventurina

venturina

 

Historia:

La aventurina forma parte de la familia de los cuarzos. Es un cuarzo basto y de color verde que debe su apariencia chispeante al cromo del cual es cubierto. Su nombre actual se remonta al siglo XVII y viene del italiano “tiene ventura”, es decir “aventura”.

Su acción sobre el cuerpo y el espíritu:

Gracias a su acción relajante sobre el espíritu, favorece la tolerancia y el hecho de aceptar las opiniones desconocidas. Apacigua las emociones tales como la cólera y nos vuelve a más pacientes. Paralelamente, desarrolla la individualidad, la abundancia de ideas y la facultad de entusiasmo. En el aspecto físico, estimula la digestión de las grasas y baja la tasa de colesterol. Previene la arteriosclerosis y por lo tanto los infartos del miocardio. De manera general, ayuda a la regeneración de los tejidos cardiacos y tiene efectos analgésicos y antiinflamatorios todo reforzante los tejidos conjuntivitis. Por/Para estas finalidades, hay que llevarlo/traer mucho tiempo en colgante o en brazalete. En los casos agudos, tarro directamente ser puesto sobre la parte concernida.

Su acción sobre los Chakras:

Su campo de acción físico y espiritual coloca la aventurina en el cuarto Chakra, el del corazón. Armoniza el corazón espiritual y facilita la vida en común. En vista de sus cualidades psíquicas, es una piedra que puede ser utilizada como joya o para la medialidad. En astrología, la aguamarina está asociada al signo Géminis.